No hay un determinado momento en el cual se concibió el SCuS – Software Como un Servicio – porque el SCuS como concepto tiene una gran cantidad de componentes; todos los cuales se unen en el contexto adecuado para producir valor en cualquier sector o mercado vertical. Los diferentes sectores han evolucionado hacia modelos de SCuS a diferentes ritmos.
En términos técnicos, el SCuS se basa en la entrega de servicios en la nube a gran escala, un mínimo nivel de conectividad disponible de forma generalizada y seguridad a nivel empresarial.
Si cualquiera de estos factores es débil, no se puede aplicar el modelo de SCuS.
Luego debemos considerar el modelo empresarial y la mercadotecnia que este conlleva. Las empresas de SCuS no solo tienen que sostener la transformación desde un modelo CapEx hacia un modelo de OpEx, también tienen que explicar a sus clientes lo que está pasando y cómo pueden beneficiarse de este cambio. Después de todo, la idea de alquilar en lugar de ser dueño es un reto para algunos; y surgen todo tipo de preguntas (a veces sin respuesta) acerca de la seguridad de los datos, la propiedad y el poder de reparación. 
Por lo tanto, ha hecho falta más o menos una década para que las herramientas de SCuS se hayan adoptado de manera generalizada. Durante este tiempo, ha quedado en claro un conjunto de características de los servicios de SCuS:
  • Tarifa por adelantado mediante suscripción
  • Actualizaciones de servicios graduales en tiempo real en lugar de lanzamientos mensuales o anuales
  • Excepcional facilidad de uso y personalización accesible a todos los usuarios (especialmente en plataformas móviles)
  • Compatible con todos los aparatos y casos de uso: lo aprendes una vez, lo usas en cualquier situación
  • La unión hace la fuerza: integración fácil con otras herramientas de SCuS
  • La información como mercancía fundamental : entran datos, salen datos más valiosos

Enumerar ese resumen de las características de un servicio SCuS ha valido la pena, porque la Inteligencia Artificial revolucionará a las empresas de SCuS, y la forma de hacerlo será mejorar esos parámetros en particular.

Automatización 

Comencemos con la automatización. La IA permite más funciones que en el pasado pueden haber tenido un componente manual para automatizar. Esto se manifiesta de varias maneras. Los ejemplos típicos incluyen el uso del aprendizaje automático para automatizar aspectos de la atención al cliente ((en especial el autoservicio), pero también podemos imaginarnos el uso de la AI para mejorar, por ejemplo, el proceso de incorporación de un producto de SCuS, o la refamiliarización tras una actualización importante, a través la automatización. 
Dado que el principal desafío de la experiencia del usuario de un producto de SCuS es el carácter remoto (ese es el precio que los usuarios pagan por los beneficios de acceso 24/7, cómo y cuándo ellos lo deseen), la IA puede mitigar ese carácter remoto y garantizar que más clientes obtengan una experiencia más satisfactoria.
Continuando con la automatización, en un momento en el que los agoreros están convencidos de que la IA reemplazará uno a uno los puestos de trabajos, muchos analistas consideran que la AI aportará su máximo valor cuando se despliegue en conjunción con el esfuerzo humano. Esto puede ir en contra de todo lo que piensas con respecto al SCuS, pero tal vez la mejor manera de ver y beneficiarse de un mercado es en realidad clasificar las interacciones en dos categorías: aquellas que se pueden manejar de forma automática (a través de SCuS) y aquellas que requieren de la intervención humana. 

El SCuS es un éxito sin precedentes:  tanto los clientes como las empresas aprecian la simplicidad y la disponibilidad total de los servicios en línea y su modelo de negocio equilibrado y predecible.

 Por ejemplo, la aplicación Lola; creada por Paul English, el cofundador del sitio web de viajes Kayak. Lola proporciona una combinación de agentes de viajes en directo y un chat mejorado con inteligencia artificial. El propósito es mejorar las capacidades de los asesores de viajes. Con la ayuda de la IA, los agentes tienen una productividad cercana al doble de viajes y brindan recomendaciones cada vez mejores. Todavía hay un sinnúmero de servicios puramente de SCuS, pero Lola permite la suficiente automatización para que las intervenciones humanas sean viables, útiles y ofrezcan mejores experiencias al consumidor. Como propuesta comercial, las interacciones humanas aumentadas por IA también guían las interacciones de SCuS.

Personalización 

La IA también respaldará de manera progresiva al componente de personalización de los servicios de SCuS. En el pasado, las interfaces de usuario se han vuelto exponencialmente más complejas, ya que cada iteración de cada parte del software introduce más funciones y menús en la pantalla. 
Pero los desarrolladores de aplicaciones de Clearbridge afirman que el futuro de las interacciones es la computación sensible al contexto, impulsada por la Inteligencia Artificial. Gracias al procesamiento natural del lenguaje y el control de voz, junto con controles dinámicos diseñados automáticamente a partir de interacciones previas para ofrecer justo la configuración que el cliente espera cuando lo necesita, usar herramientas de SCuS será un juego de niños. Esto reduce los obstáculos para la adopción y permite que más servicios formen parte del paquete de software diario de cada usuario.

Código de envío aún más rápido 

Desde el punto de vista del desarrollador, las presiones del cliente y la competencia hacen que el ciclo de desarrollo de productos de SCuS haya sido reducido de varios meses a (en algunos casos) solo minutos. Con herramientas como Docker, el código nuevo se puede implementar en cuestión de segundos , con la confianza de que será posible escalarlo de manera perfecta a miles de usuarios. 
Esta implementación en tiempo prácticamente real supone una gran ventaja competitiva, pero un código incorrecto puede suponer costes enormes y desproporcionados. ¿Qué ocurre si un servicio de SCuS con 100.000 usuarios se bloquea solo por un día? Incluso antes de considerar cualquier recurso legal, solo en términos de pérdida de reputación, el coste puede ser enorme. La IA viene al rescate, interpreta múltiples lenguajes de código, evalúa en busca de errores, aprende con cada nuevo código analizado y mejora la viabilidad de cada parche y cada actualización. 
Microsoft no solo utiliza la IA para testear el código, sino que trabaja en sistemas que implementarán la AI para que esta pueda desarrollar código. En un futuro cercano, entrenaremos a la Inteligencia Artificial para escribir código tal y como entrenamos a un perro para que se siente. 

Seguridad mejorada 

Por último, por supuesto, está el aspecto de seguridad en SCuS. Por definición, los servicios de SCuS son en línea, y si bien los servicios de SCuS de mayor escala indudablemente demandan una seguridad más costosa y holística que una solución localizada, el problema en este caso es que cada usuario es el eslabón débil de la cadena. Todos podemos fallar y, como sabemos que la vida no es necesariamente justa , esperamos que nuestros servicios de SCuS se hagan responsables de nuestros propios errores (¿Has cambiado la contraseña recientemente? Claro que no…). 
La experiencia de la Inteligencia Artificial en la identificación de patrones, el control de los factores humanos, y el aprendizaje automático hace que estas técnicas se estén convirtiendo rápidamente en la patrulla de seguridad más eficaz que un proveedor de SCuS puede proporcionar: la Inteligencia Artificial es capaz de aprender a reproducir exactamente las acciones de un hacker o un usuario delincuente, mucho mejor que un dispositivo perimetral simple. Por ejemplo, Oracle ha incluido recientemente el aprendizaje automático para su sistema de seguridad exclusivo en la nube.
El SCuS es un éxito sin precedentes:  tanto los clientes como las empresas aprecian la simplicidad y la disponibilidad total de los servicios en línea y su modelo de negocio equilibrado y predecible. Pero esos beneficios también convierten a los negocios de SCuS en un producto: los clientes siempre pueden elegir ir hacia otra parte. La IA, con su capacidad de integrarse en cualquier proceso digital, se configura para ser el motor esencial del servicio, la lealtad, la fidelidad y las funciones vanguardistas de los servicios de SCuS para la próxima década.