Cómo mueren las lenguas, lo que nos enseñan tres lenguas muertas

6 min read
Artwork by Bruno Silva

Las lenguas sobreviven a incendios, inundaciones, sequías, hambrunas y guerras.

Pero aún así, a veces, también mueren.

Esto significa que antes de que ocurra, están vivas. Puede que no lo veamos pero, ante nosotros, cada día y cada año que pasa crecen, evolucionan y mutan.

Del mismo modo que una serpiente muda su piel, los idiomas tienen una cualidad orgánica que les permite cambiar con el tiempo y con las personas que las hablan, las escriben y las escuchan cada día.

Hasta que un día, dejan de hacerlo. Como el acadio, el lenguaje de la antigua Asiria.

El acadio y la clave de la supervivencia

¿Te acuerdas de Noé? ¿El tío del zoo flotante? Según la leyenda, su nieto Aram formó una pequeña tribu de nómadas. Estos nómadas eran ambiciosos y comenzaron a tomar el control sobre cosas. Entre los siglos IX y XI, gobernaron gran parte de lo que hoy es Irak, Siria y Turquía. Los arameos hablaban arameo.

Si eres uno de los dos fans que aún quedan de Mel Gibson, te acordarás de que el arameo es el idioma que se habla en «La pasión de Cristo «. O, si eres un friki de la Biblia, quizás sepas que el arameo fueuno de los idiomas en los que se escribió este libro.

Los asirios se subieron a sus carros, les quitaron Babilonia a los arameos y los expulsaron de sus tierras. Creían que habían ganado. Pensaron que habían asegurado el futuro de su imperio y de su idioma.

Sin embargo, ahora ya nadie sabe acadio. De hecho, me apuesto 20 pavos a que nunca habías oído hablar de este idioma. ¿Tengo razón o no? Mientras tanto, cerca de medio millón de personas todavía hablan arameo. Ahora. ¡3000 años más tarde!

Pero, ¿qué pasó?

Los arameos estaban acostumbrados a viajar y, cuando los echaban, hacían lo que mejor sabían hacer. Empaquetar sus cosas y echarse a andar. Pronto su diáspora se expandió en pequeñas comunidades por todo el Mediterráneo.


Cuando los asirios fueron conquistados, la élite de habla acadia fue eliminada casi por completo.

El lenguaje desapareció.

¿Y qué podemos aprender de esto?

  • La lengua que viaja, perdura más tiempo. Es mejor tener pequeños grupos repartidos que una gran comunidad en un solo sitio. Si quieres saber qué idioma seguirá existiendo dentro de 3000 años, no te fijes en el número de personas que lo hablan, sino en el número de comunidades.
  • Si una lengua no viaja, tenemos un problema.

Esto nos lleva al mandan.

El mandan y su hablante

Cuando digo «lenguas muertas», probablemente pienses en el latín y el griego. Esto quizás fuese cierto hace 1000 o 2000 años. Pero en 2016 se extinguieron tres idiomas: el gugu thaypan, un idioma indígena de origen australiano el wichita y el mandan, dos idiomas nativos americanos.

Edwin Benson murió el 9 de diciembre de 2016. Era la última persona que hablaba mandan. Hace solo tres años, Benson, desesperado, explicó en un discurso: «Notengo a nadie con quien hablar en mandan». Luego le contó al público lo extraño que es saber que eres la última persona en el mundo capaz de hablar un idioma.

Sin embargo, no es tan infrecuente como se piensa. Desde el año 2000, han muerto al menos 53 personas que eran las últimas capaces de hablar un idioma.

Y esta tendencia no hace más aumentar. Al fin y al cabo, como se cuenta en esta charla TEDX, el 50 % del mundo habla 50 idiomas y el otro 50 % habla los 6.950 restantes.** Muchas de estas lenguas se hablan en pequeñas comunidades de regiones remotas. La humanidad pasó de pequeñas comunidades a grandes ciudades desde de los inicios de la revolución industrial, si no antes. Muchos países occidentales se enfrentan a un envejecimiento de las áreas rurales, lo que explica el descenso de la población en estas zonas. Así que:

  • Es necesario adquirir un sentido de responsabilidad lingüística. Si un idioma solo se habla en una comunidad de una o dos aldeas, o los jóvenes se lo llevan consigo al irse a la ciudad, o el idioma morirá.

Esta lección es universal, ¿no? Tienes que cuidar un idioma de la misma forma que lo harías con tu trabajo, tus hijos o tus plantas. Si no lo haces, las cosas se torcerán.


Edwin Benson dio clases de mandan. Sin embargo, nadie aprendió mandan correctamente.

Así que hizo lo segundo mejor que podía hacer: llevó a cabo proyecto de un millón de dólares para recopilar y documentar registros del idioma. Compartió todo lo que sabía con los lingüistas. Puedes escucharle contando una historia en mandan en YouTube. Hay un diccionario de mandan de 2000 páginas gracias a él. Y esta es la otra lección de Edwin Benson:

  • Si no puedes salvar algo, consérvalo.

A veces, tienes que dejar ir las cosas.

Sin embargo, otras veces puedes salvar un idioma a punto de morir. Incluso puedes resucitar un idioma muerto.

El sánscrito, un lenguaje requeterrevivido

El sánscrito es un lenguaje raro y tozudo. Podría considerarse el latín del subcontinente indio, el origen de muchas de sus lenguas modernas utilizadas principalmente con fines litúrgicos en los siglos pasados. Es un idioma que ha sido declarado muerto varias veces y ocupa un lugar destacado en la mayoría de las publicaciones sobre lenguas muertas. Pero, como Son Goku, sigue regresando de entre los muertos para unirse a la lucha.

Por mucho que queramos pensar en las lenguas como seres vivos que crecen, se desarrollan y mueren, el sánscrito nos recuerda que las lenguas son construcciones culturales.

  • Si nos esforzamos lo suficiente, los idiomas se pueden revivir.

La India es una nación modélica en preservación de lenguas. Los fundadores de la nación reconocieron que los idiomas son un aspecto clave de la cultura y que, si querían preservar el multiculturalismo del país, tendrían que proteger sus distintos idiomas. Por ello, incluyeron en la constitución una lista de todos los idiomas que el Estado tiene la obligación de proteger y también de desarrollar.

Como resultado, ahora hay pueblos en los que la población vuelve a aprender sánscrito y, lo que es más importante, lo habla. En 2001, 14.135 indios hablaban esta lengua muerta como primer idioma. Lo creas o no, es el idioma oficial de «la ciudad más rara de Estados Unidos«.

El sánscrito también aumenta tu capacidad cerebral . Literalmente. Yte ayuda a aprender a codificar. Al menos según un aprendiz de monje budista que ahora vende acciones en Nueva York.

Entonces, al presentar nuestros respetos a los idiomas perdidos, tenemos que asegurarnos de que no sea algo demasiado sombrío. Debemos celebrar los esfuerzos de aquellos que trabajan en revivirlos y renuevan nuestro compromiso con los idiomas que más queremos.

ArtboardFacebook iconInstagram iconLinkedIn iconUnbabel BlogTwitter iconYouTube icon