El auge y caída del idioma inglés – Parte 2: Dinero y política

8 min read
money and politics

En la primera entrega de esta serie, descubrimos que el inglés tuvo suerte. De los más de 7000 idiomas hablados en el mundo a día de hoy, una lista en cambio perpetuo a medida que los dialectos mutan, crecen y mueren, el inglés se convirtió en el dominador. 

Fue la buena fortuna histórica y los aspectos prácticos del comercio los que dieron al inglés su posición a finales del siglo XX, y no es de extrañar que las circunstancias y el sentido práctico sean igualmente responsables del nuevo mundo del lenguaje en el que nos encontramos hoy en día.

Tras el cambio de siglo, en el mundo angloparlante todavía existía la confianza en que su idioma continuaría siendo el dominante. El Consejo Británico (una organización respetada (y una tremenda fuente de ‘poder blando’ en el Reino Unido) estaba lo suficientemente preocupado como para emitir un informe en 2006, en el que advertía:

  • «Aún cuando el número de hablantes de inglés sigue aumentando, hay indicios de que el predominio del idioma puede desvanecerse en el futuro próximo… [El] análisis debería poner fin a cualquier complacencia entre los que creen que la posición global del inglés es tan inexpugnable que las jóvenes generaciones del Reino Unido no necesitan ningún conocimiento lingüistico adicional».

En Internet (donde tenemos los datos más fácilmente disponibles), la UNESCO constató una disminución interanual constante en el porcentaje de páginas web en inglés desde el 75 % en 1998 hasta un 20 %-40 % (dependiendo de la métrica utilizada) hoy en día. 

 

 

¿Qué ha pasado?

Sigue el dinero

Lo más importante son los motores gemelos de la población y el desarrollo económico. 
Para que un idioma prevalezca, no es suficiente con que un Estado sea populoso. El subcontinente indio, por ejemplo, siempre ha estado densamente poblado, pero los lazos culturales del tribalismo que prevalecen sobre la estructura estatal implican que los dialectos y lenguas locales conservan su significado y su valor , razón por la cual el inglés sigue siendo el idioma prioritario en los negocios y la diplomacia en muchos contextos indios.
Más importante que una población unida es el crecimiento económico. En 2014, la Universidad de Cambridge informó acerca de una nueva investigación sobre la diversidad cultural que mostraba que el desarrollo económico barrió ((para bien o para mal) precisamente esos dialectos y diferencias tribales: 

  • «A medida que las economías se desarrollan, un idioma suele llegar a dominar las esferas políticas y educativas de una nación. La gente se ve obligada a adoptar el idioma dominante o arriesgarse a quedar fuera de juego económica y políticamente»

– Dr. Tatsuya Amano, del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge.

En particular, puesto que los países BRIC hacen progresos económicos, no es pues de extrañar que sus lenguas sean cada vez más relevantes. Hoy, el chino simplificado representa el 19,4 % del contenido de la web, menos de un 1 % por detrás del inglés (20.3%).

La red de todos

Luego está la tecnología en sí. 

Podría pensarse que todo el inglés de la red habría impulsado al idioma inglés dentro de la cultura de otros países, pero basta con ver algunas películas para ver que eso no es lo que ocurre.

Hollywood puede ser la fuente de miles de películas en inglés que se distribuyen ampliamente por todo el mundo, pero este efecto tiene doble filo. Ciertamente, ha ayudado a más personas a aprender inglés. Pero, al mismo tiempo, ha alentado a los artistas locales para desarrollar sus propias industrias cinematográficas, reforzando los valores locales y su patrimonio narrativo. Por lo tanto, vemos los musicales de Bollywood, la irrupción impetuosa y urbana de Nollywood de Lagos o, en casos menos conocidos, los centros de excelencia como las excepcionales dotes de Hungría para la animación.

Del mismo modo, Internet ha hecho que el inglés resulte familiar a más personas en todo el mundo, pero también ha impulsado las interacciones locales: ¿por qué hablar inglés cuando puedes hablar tu propia lengua?

Otro desarrollo tecnológico clave es la forma en que la infraestructura móvil ha permitido a los países en desarrollo de África y Asia saltarse la evolución inicial de la web (cables y escritorio) y encaminarse directamente hacia una economía móvil. Esto ha proporcionado a ambas regiones un salto adelante de diez años; por ejemplo los analistas del Common Sense Advisory informan:

  • «En los últimos años, las poblaciones de África, Asia y Oceanía abordaron la red con la ayuda de tarifas de datos baratas e inversiones gubernamentales. En Myanmar, por ejemplo, la red móvil aumentó en 2014 y en una población total de 53 millones ahora se registra un 80 % de penetración de teléfonos inteligentes «. 

 

 

La explosión asiática no muestra signos de fatiga: El informe anual de We Are Social para2017 mostraba un crecimiento en su base de suscriptores online en Asia del 15% interanual, comparado con un saturado 3% en Europa.

Por supuesto, todas esas nuevas conexiones significan nuevas interacciones en nuevos lenguajes, sobre todo porque la red social significa que ahora todos somos creadores de contenidos. 

La política del idioma

Finalmente, el idioma es un asunto bastante político. Especialmente con el Brexit. Gran Bretaña es solo una pequeña parte del mundo angloparlante, pero al igual que Britania alcanzó logros mucho más allá de los esperados por su tamaño en la navegación de los siglos XVII y XVIII, del mismo modo Gran Bretaña está creando en la actualidad violentas mareas de sentimiento anti-inglés por toda Europa gracias al Brexit , por lo que el presidente de la CE, Claude Juncker, se muestra muy feliz al anunciar que El inglés está siendo reemplazado como el idioma de la Unión Europea ».

Y puesto que la gente común entiende la importancia del idioma que hablan para su cultura, ha surgido una politización tal que podría llegar a convertir al inglés en una víctima global.

Bélgica, por ejemplo, ha estado sumergida prácticamente en una guerra civil lingüística (incluyendo llegar a funcionar varias veces sin un gobierno válido) porque el país está dividido entre hablantes de holandés y de francés , los flamencos y los valones. Ambos incluyen a muchos hablantes de inglés, pero el regionalismo cultural fomenta el uso de dialectos locales. 

De hecho, ni siquiera es necesario un conflicto para que el inglés sufra. En 2008, la Academie Française, guardianes del idioma francés, presentó una lista de más de 500 barbarismos ingleses hacia el idioma francés que querían prohibir (incluyendo ‘supermodel’ y la muy desagradable ‘low-cost airline’). No ocurrió , y resultó más que nada un truco de cara al exterior de los diseñados por la Academie cada pocos años, (del mismo domo que el año pasado, el Ministro de Cultura propuso un nuevo teclado francés estandarizado (porque los teclados QWERTY estaban afectando al correcto uso de la gramática francesa), pero el hecho es que deberíamos esperar que las lealtades nacionales vapuleen fácilmente al inglés en los próximos años; y que internet sea una nueva fuente de orgullo nacional en lugar de un lugar de conversión al inglés.

Así que el análisis del British Council dio en el clavo. La globalización, el reequilibrio económico, las nuevas tecnologías, el hecho de que las herramientas de creación estén ahora en manos de todos y (nos atrevemos a decirlo) los malditos emojishan servido todos para reducir la prevalencia del idioma inglés, en la red y en los negocios. 

Puede que Silicon Valley sea todavía la potencia económica del planeta, pero paradójicamente, debido a que vivimos en un mundo más conectado que nunca, Silicon Valley está a su vez ayudando a que los idiomas y a las identidades regionales que representan florezcan. 

En el próximo blog, analizaremos qué significa eso para los negocios.

ArtboardFacebook iconInstagram iconLinkedIn iconUnbabel BlogTwitter iconYouTube icon