Cómo la Inteligencia Artificial está cambiando la industria del videojuego

7 min read

La presencia de la Inteligencia Artificial (IA) en el mundo de los juegos no es un invento reciente. Ya en 1949, el matemático y criptógrafo Claude Shannon se planteó un juego de ajedrez para un solo jugador, en el que los seres humanos competirían contra un ordenador. 

De hecho, los juegos han sido una clave en el desarrollo de inteligencia artificial, un campo de pruebas para simulaciones, entornos prediseñados y pruebas de realismo que constituyen las bases de la realidad virtual. 

La inteligencia artificial para la experiencia gaming

En el juego de 1989 Sim City, por ejemplo, los jugadores manejaban simulaciones complejas, y la rudimentaria IA se utilizo para simular algo parecido al realismo es decir, características profundamente humanas como la espontaneidad. El género de los juegos de tiros también ha sido maquillado con realismo. En el juego del 2000 Total War, los guerreros virtuales tenían emociones similares a las humanas al igual que los soldados en los campos de batalla del mundo real.

La IA es especialmente valiosa en el mundo de los videojuegos, ya que la experiencia del juego depende exclusivamente de la calidad. Una experiencia visual prácticamente propia de un Neandertal puede estar bien (nunca nadie se quejó del realismo del Pacman). Una experiencia visual sumamente pulida también está bien. Sin embargo, una experiencia casi perfecta, pero no del todo, resulta horrible hasta el punto de desorientar e incluso causar repulsión. Los diseñadores de juegos lo llaman el «Valle Inquietante” y aquí mismo puedes ver algunos ejemplos perturbadores. Pon la IA a trabajar, y los juegos podrán lograr el realismo necesario para superar el Valle Inquietante este video muestra un ejemplo magnífico de animación realista.

La web de gaming GamaSutra describe las muchas formas en que las técnicas de IA están contribuyendo a la experiencia de juego: «Ya existen implementaciones de inteligencia artificial en juegos comerciales que han resultado exitosas. Por ejemplo ahí está Black & White (aprendizaje automático), F.E.A.R. (comportamiento dependiente del contexto) Façade (análisis del lenguaje natural), Spore (simulación de formas de vida mediante datos)… por nombrar sólo unos pocos.» 

Todas estas técnicas discretas se orientan hacia dos caminos fundamentales: más realismo en los entornos artificiales y/o interfaces más naturales entre los jugadores y los entornos. Unido a todo esto tiene lugar una evolución que dará lugar a entornos espontáneos en lugar de guiones preparados de antemano, los desarrolladores simplemente crearán el entorno general y sus mecánicas, permitiendo a la inteligencia artificial generar escenarios personalizados y desafíos espontáneos.

La IA está creando ahora mismo la próxima generación de toda la industria del entretenimiento.

Hoy en día, una serie de mejoras en la tecnología (en consolas, en la nube y las conexiones, en tarjetas gráficas ultra potentes, en realidad virtual y auriculares, o en algoritmos de procesamiento gráfico) están potenciando la inteligencia artificial, la cual a su vez proporciona entornos cada vez más impresionantes en los cuales los personajes virtuales exhiben unos comportamientos y una inteligencia propios de un humano. 

«Gracias a la moderna industria del videojuego, podemos pasar nuestras tardes paseando por mundos virtuales de un realismo fotográfico, como el Boston postapocalíptico de Fallout 4 o el Los Santos de Grand Theft Auto V , en lugar de hacer cosas como ver a la gente y participar en interacciones humanas de cualquier tipo.» dice Jordan Pearson, tal vez con escasa misericordia, al escribir para el Motherboard de Vice.

La IA para la industria de los videojuegos

Y además tenemos la contribución de la IA al propio negocio de los videojuegos, aparte de a la experiencia de juego. Los inversores se han dado cuenta de que la industria del videojuego se está mezclando rápidamente con experiencias del mundo real (Disneyworld), películas y otros medios (La Lego Película), o con mercancías (Crazy Birds) y que las oportunidades de monetización en este mundo interconectado continuarán creciendo con el incremento de nuestro tiempo libre y la adición de experiencias virtuales y de inmersión impulsadas por la IA. 

En este sentido, la IA está creando ahora mismo la próxima generación de toda la industria del entretenimiento.
Es por eso que la empresa con sede en Cambridge Prowler.io ha atraído capitales semilla de dos de las empresas más prestigiosas de capital riesgo; Amadeus Capital Partners y Passion Capital. Prowler crea agentes inteligentes autónomos y capaces de aprender por sí mismos y está orientándose a la industria del videojuego en primer lugar. Su tecnología permitirá a las entidades virtuales aprender mucho más rápidamente en sus propios entornos de juego. 

Sí, esto sin duda generará experiencias de gran realismo, pero también permitirá que esas experiencias sean generadas más rápidamente y de una forma más fiable. Esto se traduce en una mayor automatización del proceso de producción de juegos viables, más sencillez a la hora de ajustar las metodologías de juego; por ejemplo para la producción de secuelas, spinoffs y submarcas.

Otra función esencial de la inteligencia artificial en el mundo del videojuego es la interpretación de los datos del usuario; y de nuevo esto es gracias a la convergencia que tiene lugar en la industria. Los juegos tradicionales eran descargados como un todo y luego se jugaban de forma lineal e inmutable. Pero el ascenso de los gigantes de los juegos casuales para móviles como Rovio, Supercell y Zynga le ha demostrado a la industria de los videojuegos que el juego en sí es un concepto comercializable que puede ser adaptado para satisfacer las expectativas del usuario a la perfección. 

El mercado de los videojuegos casuales fue pionero en el modelo freemium, mejorado con ventas complementarias, lo que hacía que la rentabilidad de un título dependiese del peso de su audiencia, y así la comunidad de juegos para móviles se convirtió en experta en el manejo de datos de usuarios (valoraciones, calificaciones, etc.) para optimizar la experiencia con el producto. Hoy en día, las mismas técnicas de inteligencia artificial utilizadas por profesionales del marketing para evaluar las emociones del usuario se están empleando para maximizar la importancia y entretenimiento de los videojuegos.

Juntándolo todo, podemos afirmar que la inteligencia artificial y los juegos están desarrollando rápidamente una relación simbiótica. Aunque la IA siempre ha estado presente en la vanguardia de la tecnología para crear mejores juegos, ahora la teoría de juegos está también contribuyendo hacia la mejoría en el uso de IA. Una pequeña imagen del futuro puede venirnos desde la Universidad del Estado de Michigan, donde los investigadores han desplegado una IA en un juego en concreto para aprender la conducta de cada jugador. 

«Utilizamos la evolución darwiniana para optimizar la IA mientras el juego está en funcionamiento, lo que lleva a carreras armamentistas entre los jugadores y la IA, la cual supondrá el planteamiento de nuevos retos a los jugadores todo el tiempo», dicen los investigadores.

¡A la carga!

ArtboardFacebook iconInstagram iconLinkedIn iconUnbabel BlogTwitter iconYouTube icon