Irak, Hiroshima y Vietnam tienen más en común que las tragedias de la guerra; de hecho, podrían haber resultado bastante diferentes si el mundo hubiera prestado atención a un detalle menor… 

La traducción errónea es a menudo divertida. Menús mal traducidos fotografiados durante las vacaciones se extienden a través de las redes sociales en cuestión de minutos. Pero, ¿qué ocurre cuando el contexto es más importante que lo que comerás de plato principal? 

En política, eso es aún más significativo. Un simple error puede conducir a un acto de guerra.

La invasión de Irak de 2003: Traductor de Googley Nigeran Unran

28 de enero de 2003. George W. Bush, presidente de los Estados Unidos, se dirigió al Congreso en su discurso del Estado de la Unión. Durante la mayor parte de su larga intervención, expuso las justificaciones para invadir Irak en las que afirmó con seguridad que el gobierno británico ha descubierto que Saddam Hussein buscó cantidades significativas de uranio de África recientemente” para desarrollar una bomba nuclear.  

Unos meses más tarde, Estados Unidos, el Reino Unido, Australia y Polonia invadieron Irak.

Sin embargo, como el mundo llegaría pronto a darse cuenta, Irak no tenía armas de destrucción masiva, ningún programa nuclear, y no había uranio de África, como se pensaba inicialmente. Lo que George W. Bush declaró en su discurso sobre el Estado de la Unión no era exacto. ¿Cómo sucedió eso?

Bueno, de acuerdo con el periodista ganador del Premio Pulitzer Seymour M. Hersh, en parte porque la CIA había recibido recientemente información que mostraba que, entre 1999 y 2001, Irak había intentado comprar quinientas toneladas de óxido de uranio de Nigeria, uno de los mayores productores del mundo” (lea el artículo completo aquí). 

La CIA tardó más de 3 semanas en traducir y analizar los documentos, que se consideraban altamente clasificados e informó solamente a los más altos niveles de los gobiernos estadounidense y británico en instalaciones seguras. 

Pero esa historia se desmoronó rápidamente cuando Mohamed ElBaradei, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó públicamente de que los documentos en cuestión eran falsos.  Un alto funcionario del O.I.E.A. fue más allá: 

“Estos documentos son tan malos que no puedo ni pensar que vengan de una agencia de inteligencia seria. Me deprime, dada la baja calidad de los documentos, que no se detuviera. Al nivel que alcanzó, habría esperado más verificación… Podían ser detectados por alguien que usase Google.”

Es tentador pensar que si los documentos se hubieran visto y traducido antes, la progresión hacia la guerra podría haberse evitado. 

La bomba atómica de Hiroshima: “ ¿sin comentarios?” 

26 de julio de 1945. Los Estados Unidos, el Reino Unido y China enviaron un ultimátum exigiendo la rendición de todas las tropas japonesas para finalizar la Segunda Guerra Mundial. En este documento, afirmaron que si Japón no se rendía se enfrentarían a una rápida y total destrucción.”

El ultimátum fue entonces traducido del inglés al japonés, mientras las Fuerzas Aliadas esperaban impacientemente una respuesta del Imperio de Japón.

Presionado por los periodistas en Tokio, el Primer Ministro de Japón Suzuki tenía que decir algo sobre el ultimátum, a pesar de que no se había tomado una decisión oficial. Por lo tanto, Suzuki respondió que él se abstenía de hacer comentarios en ese momento.” Esta habría sido la traducción correcta, sin embargo, las agencias de noticias internacionales informaron de otra cosa.
Según este artículo escrito por el senador estatal John J. Marchi, para el New York Times en 1989, una sola palabra fue la que causó el malentendido. Mokusatsu”Fue la palabra utilizada para expresar la idea de Suzuki. una palabra que puede interpretarse de muchas maneras distintas, pero que se deriva del término japonés para silencio'”.

Así que, en lugar de decir algo como que el primer ministro japonés estaba absteniéndose de comentar”, los medios informaron al mundo que para el gobierno japonés el ultimátum no era digno de comentario. “

Lo que pasó a continuación está en todos los libros de historia: el 6 de agosto de 1945, la primera bomba atómica fue lanzada sobre Hiroshima.

hiroshima atomic bomb

La Guerra de Vietnam: el Incidente del Golfo de Tonkin 

2 de agosto de 1964. Los torpederos norvietnamitas atacaron al destructor USS Maddox. El barco estadounidense estaba navegando alrededor del Golfo de Tonkin, cuando tres patrulleras norvietnamitas comenzaron a perseguir al Maddox. Al final de la persecución, los estadounidenses hundieron uno de los barcos norvietnamitas y lograron escapar sin bajas.  

Dos días más tarde, el 4 de agosto de 1964, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) interceptó las comunicaciones de los norvietnamitas y concluyó que había ocurrido otro ataque.  

Sin embargo, de acuerdo con el historiador de la NSA, Robert J. Hanyok, aquella transmisión se tradujo de forma incorrecta. La frase, Sacrificamos dos camaradas “ se tradujo como sacrificamos dos barcos.” Este fallo llevo a los EE.UU. a pensar erróneamente que una segunda batalla había tenido lugar y que los norvietnamitas habían perdido dos barcos.

La NSA se negó entonces a corregir el error y destruyó el material de origen. Mientras tanto, el presidente Lyndon B. Johnson citó el supuesto ataque para convencer al Congreso a autorizar una acción militar general en Vietnam.

El mundo nunca volvería a ser el mismo.