El coste por palabra es una vaca sagrada en el mundo de la traducción. Ha llegado la hora de matar a esa vaca.

4 min read

Tradicionalmente, los servicios de traducción se han ofrecido en base al coste por palabra; y hay buenas razones para ello. Es transparente: todos estamos de acuerdo en lo que es una palabra, y está claro que más palabras requieren mayor esfuerzo. Pero si miramos un poco en profundidad, no se alinea con los cambios que se producen en el mundo.

Cobrar por palabra no es algo nuevo. De hecho, parte del motivo por el cual creemos que es obsoleto es que el mejor ejemplo de coste por palabra ya existía hace 100 años: el telegrama. Dado que los clientes odiaban pagar por palabra, un pionero llamado Nelson E Ross elaboró una guía meticulosa con todas las pequeñas trampas para evitar el coste de una o más palabras sin perder la comunicación efectiva. 

Puedes leer una transcripción aquí, e incluye consejos útiles como: cuando piensas en telegrafiar a alguien para que «responda de inmediato», puedes ahorrarte el coste de una palabra innecesaria y pedirle que «responda ya».

A Ross le habría encantado el correo electrónico.

El punto es que el valor verdadero no reside en las palabras individuales, sino en el mensaje completo.O, mejor aún, en toda la conversación. 

Pago por Valor vs. Cargo por Coste

«No comas» es un 25 % más corto que «No comas la tarta de queso», pero es 100 % menos eficaz. Así que cuando cobramos por palabra, nos sentimos engañados porque estamos pagando por algo arbitrario en lugar de lo que realmente valoramos.

Todos hemos experimentado el coste relacionado con el valor; por desgracia, nos puede poner «entre la espada y la pared». Es por eso que las compañías aéreas pueden cobrar seis veces más si compras el día antes de volar. Ellos saben que valoras los viajes de última hora como más costosos.

Pero el valor no necesariamente debe significar un precio más alto. En internet, tienes la combinación perfecta de amplitud de opciones y facilidad, por lo que escoger algo diferente es tan simple como abrir una nueva ventana del navegador.

Coste por intercambio, no por palabra

Por lo tanto, las empresas inteligentes que comprenden verdaderamente el mundo digital se están alineando con el valor de los clientes, cobrando en formas que respeten los resultados que ellos desean. Por ejemplo, los tickets de atención al cliente. Establecer un nuevo tipo de relación que implique el «un coste por intercambio» es intenso. No solo habla el idioma de los clientes, sino que además es capaz de alinear el componente de traducción con el resultado general que se desea: una experiencia positiva para el cliente. Tu personal de atención al cliente ya no tendrá el incentivo de escribir menos con el fin de ahorrar dinero, por lo que la traducción nunca será una excusa para atender mal al cliente. Todos tenemos el mismo objetivo: un cliente feliz ((y el retorno sobre esa inversión es fácil de medir).

El mismo principio se puede aplicar a descripciones de productos, subtítulos o entradas de blog: cuando la traducción está alineada con los resultados del negocio, todos ganan. Como parte del esfuerzo de Unbabel para impulsar la industria de la traducción hacia el futuro, pensamos que el fin del coste por palabra creará una relación más fuerte entre los proveedores de servicios lingüísticos y sus clientes.

Cuando la traducción sea parte de tu negocio en lugar de un servicio externo, ((una tecnología al estilo «caja negra»), encontrarás cada vez más usos estratégicos para ella. Motores del éxito como:

– Centrarse cada vez más en el cliente: servir a cada cliente con matices locales, a pesar de operar a nivel mundial;

– Expandir los canales de ingresos: entrar en nuevos mercados de forma rápida y sin problemas, reaccionar ante el cambio local con eficacia;

– Ser operativo: hacer más con menos, automatizar las tareas repetitivas y desplegar el capital humano donde sea más útil.

Unbabel ayuda a las empresas a mejorar el desempeño en todos estos objetivos, y eliminar el coste por palabra es crítico para desbloquear el valor estratégico que presentan las oportunidades globales. 

Nos encantaría hablar con compañías que se encaminan hacia un modelo operativo de «coste por valor». Ponte en contacto aquí.

ArtboardFacebook iconInstagram iconLinkedIn iconUnbabel BlogTwitter iconYouTube icon