Desde la detección de patrones de comportamientos en las reservas hasta destacar el proceso de toma de decisiones sobre datos demográficos específicos y hacer el seguimiento de equipaje (y asumiendo también el papel de una estación de carga improvisada), Inteligencia Artificial (AI) está demostrando ser una fuerza a tener en cuanta en el negocio de los viajes. 

Datos fragmentados e impredecibles : desafío aceptado 

Por supuesto, la inteligencia artificial está dejando huella por todas partes pero el turismo es un negocio bastante particular. En primer lugar, se manejan muchos datos. Nadie calcula la cantidad de pasta de dientes que utiliza, pero sí se controla cada uno de los asientos de un avión, la mayoría de los trenes pesan sus cargas para tener un gasto aproximado y muchas ciudades recogen y envían información de sus transportes públicos hasta el punto de que la aplicación global de transporte público, Citymapper, ha utilizado estos datos recientemente para lanzar su propio servicio inteligente de autobuses . Todos estos datos son adecuados para que la inteligencia artificial los utilice orientándose hacia la creación de experiencias optimizadas.

En segundo lugar, el turismo es muy imprevisible. No solo cosas como el clima ((los caprichos de Dios pueden cambiarlo todo) o la geopolítica ((la inestabilidad política puede significar que las cifras del año pasado no puedan predecir el futuro); esto va más allá que esas cosas. Como seres humanos, somos profundamente inconsistentes. A algunas personas les gusta regresar a la misma casa de vacaciones cada año. Otros solo quieren ir a un lugar que les resulte muy diferente y un total desafío. La comprensión de lo complejo de nuestros intereses cuando viajamos es el tipo de trabajo para lo que la Inteligencia Artificial fue creada.

Por último, volviendo a la optimización del producto, los viajes se fragmentan. Un simple vuelo puede involucrar a más de 50 proveedores de servicios diferentes, incluyendo la infraestructura ((aeropuertos, control de tráfico) que puede ser internacional o pertenecer al sector público. Recortar céntimos en las operaciones puede tener graves efectos a largo plazo pero requiere una vision amplia proporcionada por los sistemas de información de negocios.

Por lo tanto, la inteligencia artificial tiene mucho que ofrecer y aquí hay algunos ejemplos de cómo eso se busca a través de la industria de los viajes. 

Las Tarifas y las Herramientas de Pronóstico

La promoción de ofertas relevantes para los viajeros en el momento oportuno y con el precio óptimo, (es decir, el mejor precio para sus necesidades sin perder dinero, es el santo grial para los operadores de viaje. Mediante la combinación de grandes archivos de datos históricos, el seguimiento de eventos y el análisis predictivo, construido a partir de sofisticados algoritmos de aprendizaje automático, las empresas pueden ahora de manera significativa predecir dónde y cuándo los viajeros podrían querer ir, generando automáticamente anuncios personalizados e impulsando las conversiones hasta el final de las ventas.

Amadeus, por ejemplo, utiliza la tecnología de la inteligencia artificial para crear ofertas de viajes a medida para sus usuarios. Con el permiso del cliente, Amadeus analiza su actividad en las redes sociales, creando un modelo sofisticado de sus intereses, lo que le gusta, su gráfico social y la información de sus viajes anteriores, compras y programas de fidelidad. Después, toman todos estos datos recolectados y utilizan máquinas para identificar los patrones a partir de una amplia comunidad de clientes y relacionan a los usuarios con las ofertas relevantes. Una vez analizadas las mejores ofertas e interpretados otros comportamientos digitales, tales como la forma en la persona solía hacer sus reservas, la oferta se coloca en una posición óptima para la conversión.

Uno de los verdaderos beneficios de la inteligencia artificial: tratar con eficacia la complejidad ((lo que en la disciplina de gestión del proceso se llama ‘excepciones), donde en el pasado, el poder de la computación se ha hecho sentir en la optimización de las típicas interacciones.

Mejorando los viajes de negocios

En el fondo, todo el mundo en la industria de los viajes de negocios, desde los transportistas a las empresas y las compañías que gestionan las reservas, quieren ver rendimiento, pero eso no debe ir en detrimento de la practicidad o la flexibilidad. 

Tradeshift ha revolucionado la adquisición y los métodos de pago en muchos sectores. Pero en 2016 sacó al mercado una empresa llamada HyperTravel, cuya IA destinada a los viajes está ahora en manos de Tradeshift Go, un sistema de optimización de adquisición a través del móvil.

Para los viajeros corporativos, Go da la simplicidad de las reservas impulsadas por la Al, envueltas cuidadosamente en los límites de créditos corporativos, las asignaciones presupuestarias y el crédito diseñado por el departamento de recursos humanos de una empresa, quien los ha aprobado previamente. Los usuarios pueden comprar sabiendo que los números han sido revisados; y los gerentes de compras pueden dormir más tranquilos.

Servicio de Cliente Virtual

La IA se ha utilizado, también, para ayudar a crear una experiencia más fluida durante el viaje. Chatbots y Asistentes Virtuales proporcionar soluciones basadas en el proceso natural del idioma. ((PNI), un subcampo de las aplicaciones de la IA, que proporciona el contexto para las preguntas de los clientes, de tal manera que se puedan hacer las sugerencias pertinentes. 

Además del Cortana de Microsoft, el Siri de Apple y la tecnología Alexa de Amazon para consultas generales de viaje y planificación, el Watson de IBM está siendo utilizado la cadena hotelera Hilton para crear su propio compañero de viaje,, Connie, que ayuda a los viajeros durante su estancia. Connie trabaja en colaboración con Wayblazer, otra herramienta conectada a Watson con consejos para viajes, que proporciona información y sugerencias para mejorar las experiencias de los viajeros. 

En particular, Hilton ve a Connie como una ayudante bastante capaz no solo de sumarse al personal de cara al público pero de ser un oyente sumamente capaz. Cuantos más clientes interactúan con Connie, más aprende, mejor se adapta y mejores son sus recomendaciones. El hotel también tendrá acceso a un registro de preguntas y respuestas de Connie, que permitirá mejoras a largo plazo en las experiencias de los huéspedes.

Por supuesto, la IA también puede ser divertida. Royal Caribbean Cruises ha incorporado chatbots y ha impulsado aún más la implementación de la tecnología de IA al subir IA a bordo de su “Quantum of the Seas”, el cual incluye, según la web de viajes Skift tecnología de última generación como camareros robóticos, balcones virtuales y etiquetas de equipaje RFID”. Algunos de estos no son más que pruebas de conceptos; pero Royal Caribbean está apostando a que el ocio sea un punto clave para la innovación en la IA y las experiencias de realidad virtual.

El chatbox de Skyscanner es otro ejemplo del uso de tecnología de AI para mejorar la atención al cliente en los viajes. Es cane
a fuentes externas para facilitar una mejor programación y redirección cuando cambian los planes, así como hacer sugerencias y responder preguntas sobre la disponibilidad de habitaciones, el clima, las condiciones del tráfico y las opciones de transporte. 

Saca provecho de uno de los verdaderos beneficios de la inteligencia artificial: tratar con eficacia la complejidad ((lo que en la disciplina de gestión del proceso se llama excepciones), donde en el pasado, el poder de la computación se ha hecho sentir en la optimización de las típicas interacciones.

Skyscanner también hace uso de Unbabel para escalar su servicio plurilingüe de atención al cliente en todo el mundo. Mira el caso de estudio aquí.