Cuando Kim Harris se mudó de Canadá a Alemania para estudiar, no tenía ni idea de que su amor por los idiomas le llevaría tan lejos. Lo que empezó con una sencilla traducción para una empresa del Reino Unido mientras Kim trabajaba en una tienda de informática, lanzó su carrera como una de las principales empresas europeas en servicios lingüísticos.

Eso fue hace más de 20 años y ella ha seguido trabajando en este campo desde entonces. Actualmente, Kim Harris es la cofundadora de uno de los proveedores de servicios de idiomas con más éxito de Europa, Texto y forma. También es miembro del consejo de asesores de la Fundación Rosetta, una organización sin ánimo de lucro centrada en promover la igualdad de acceso a la información y el conocimiento en todos los idiomas del mundo, y miembro del comité editorial de la Iniciativa de Traducción de la Comisión Europea.

Tenemos el placer de darle la bienvenida a Kim a nuestra oficina para conversar sobre el segundo episodio de Understand with Unbabel. Hablamos sobre cómo la traducción ha evolucionado en los últimos 20 años y cómo las traducciones automáticas se incorporan a la industria; cómo la mayoría de las empresas ahora necesitan urgentemente acceso a más idiomas para vender fuera de sus fronteras, y por qué tenemos que adaptar la tecnología a esta finalidad.

[mkdf_separator class_name = “” type = “normal” position = “center” color = “” border_style = “” width = “” thickness = “” top_margin = “” bottom_margin = “”]

En 1996, la Traducción Automática era apenas accesible

Cuando Kim Harris co-fundó Text & Form en 1996 el negocio de la traducción era muy diferente:

El ritmo era mucho más lento en aquel entonces… la traducción automática no era accesible en absoluto; ya existía, pero no se utilizaba.

Hubo algunos sistemas de traducción automática en la década de los 90, pero, como explica Kim, “se usaban esencialmente para trabajos muy grandes y empresas de localización muy grande que pudieran implementarlos”. Para las empresas más pequeñas era impensable.

 

 

Las pequeñas empresas ni siquiera sabían que existía la traducción automática, e incluso los sistemas de memoria de traducción que se usaban eran muy engorrosos y muy lentos.

Hoy en día el panorama ha cambiado y la traducción automática es una parte importante de él. Pero aún así, las compañías todavía tienen problemas para vender fuera de sus fronteras.

[mkdf_separator class_name = “” type = “normal” position = “center” color = “” border_style = “” width = “” thickness = “” top_margin = “” bottom_margin = “”]

Por qué las empresas necesitan acceso a más idiomas para vender fuera de sus fronteras

Kim es muy directa sobre esto:

Si no puedes seguir el ritmo de las personas que hablan su idioma nativo y venden en su idioma nativo, entonces no podrás vender en ese mercado… si no proporcionan información de calidad en los idiomas de la zona en la que quieren vender, no podrán vender porque no pueden competir con quienes sí lo hacen.

De hecho, la gente valora el idioma más de lo que cree la mayoría y según Kim, “esto se ha comprobado una y otra vez. La gente está más dispuesta a hacer recortes en otros aspectos antes que en el idioma”.
Pero, ¿qué pasa si solo traduces el sitio web de tu compañía y tus clientes comienzan a interactuar contigo en esos idiomas? Según Kim, esa es otra historia: “todos quieren información rápida, pero no se puede traducir rápidamente el contenido generado por humanos, así que hay que empezar a buscar soluciones”.

[mkdf_separator class_name = “” type = “normal” position = “center” color = “” border_style = “” width = “” thickness = “” top_margin = “” bottom_margin = “”]

El lenguaje es una barrera para el crecimiento económico en la Unión Europea

El idioma es un obstáculo especialmente en la Unión Europea, donde hay dos docenas de idiomas oficiales. Y, según Kim, el lenguaje se ha convertido en una barrera para el crecimiento económico en la región:

El 95% de las empresas en la Unión Europea son pequeñas o medianas, y estas empresas necesitan desesperadamente acceso a más idiomas para poder vender sus productos y servicios más allá de sus fronteras.

Lo que significa que si estas empresas más pequeñas tuvieran acceso a “más idiomas para poder vender sus servicios, como compras online o acceso a ciertos servicios de audio, entonces creo que el crecimiento económico en la Unión Europea mejoraría”, nos dijo.

Y eso es básicamente por lo que la Unión Europea invierte tanto en investigación sobre traducción automática y en servicios de traducción. Existe una clara necesidad de “herramientas que nos permitan traducir más rápido y ahora también tenemos que buscar herramientas que se adapten también a un propósito, así que la traducción automática se adapta a muchos de ellos”.

Sin embargo, como señaló Kim, “a veces es difícil para la industria de la traducción aceptar que necesitamos estas herramientas para que la industria siga creciendo, porque muchos las consideran una amenaza en vez de una ayuda para que su negocio crezca”.

[mkdf_separator class_name = “” type = “normal” position = “center” color = “” border_style = “” width = “” thickness = “” top_margin = “” bottom_margin = “”]

La tecnología nunca reemplazará por completo a los traductores

“La tecnología juega un papel importante en el futuro, pero no creo que vaya a reemplazar nunca a los traductores”. ¿Por qué? Porque, como dice Kim, “hay demasiados contenidos diferentes que necesitan traducción. Las máquinas pueden traducir algunos, y lo harán en el futuro, pero el lenguaje es demasiado diverso como para que una máquina reemplace a un traductor humano”.

No obstante, nos esperan muchos desafíos como por ejemplo adaptarnos a la evolución de las funciones del traductor. Para Kim, será “un esfuerzo grupal más que individual en el futuro”.

 

Puedes ver la entrevista completa aquí; y suscríbete a nuestro boletín para recibir el próximo episodio de Understand with Unbabel, una serie en la que profundizamos en los problemas, temas y desafíos a los que nos enfrentamos mientras avanzamos hacia un mundo sin barreras lingüísticas.